domingo, 1 de noviembre de 2009

La importancia de saber idiomas

Un tiempo atrás, un puñado de productores agropecuarios determinó que existían suficientes razones celestiales y terrenas para emprender una larga marcha a pie hacia Luján.
Yo, que hasta hoy desconocía esa decisión, abandoné mi casa a las 7 am para fotografiar su llegada a la Basílica de esa ciudad.
Hubo un acto con himno, misa, y muchos personajes importantes. En casos como éstos, mis editores se ponen realmente exigentes. No es que demanden fotografías bonitas o expresivas o reveladoras. Ellos quieren, por ejemplo, a Biolcattti con el rabino Bergman pero que no esté De Angelis y que si aparece De Narváez, esté enojado. O todo lo contrario. Nunca se sabe.
Por eso en 355 fotos les hice una suerte de abecedario con el que pueden decir casi cualquier cosa acerca del mundo a partir de Biolcatti, De Narváez, Alfonsín, Buzzi, Solá, Llambías, Bergman, y sus combinaciones.
Estaba guardando mi cámara cuando vi las chicas que salían de la iglesia. Les hice esa foto olvidable, como un extranjero que vuelve a su casa y dice cualquier tontería, pero en su lengua.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

qué suerte que existen estas 2 chicas asi no tenemos que ver la cara de todos esos impresentables que mencionas

que bien por la foto que te dió un respiro

saludos eduardo
carmen

Fele dijo...

Sobrevivimos en el sistema pero siempre hay respiros que nos recuerda quienes somos.
Un gusto conocer tu trabajo, felicitaciones.

alejandra kamiya dijo...

como siempre

no creo que ellos en 355 fotos puedan decir tanto como vos en una sola